19.2.10

De ilusiones está hecho


Si no creyera en la magia de la palabra,
no escribiría.
Me basta con creer que en cada verso
cicatrizo una pequeña herida
que probablemente no conozco.

1 comentario:

Lisandro dijo...

Dijo una vez Borges que uno (aunque se refería a él) escribe para desahogarse, para sentirse mejor. Que si fuera Robinson Crusoe, escribiría en su isla, sin esperanza alguna de ser leído.

Las palabras, en efecto, son mágicas.

Y yo te quiero mucho :)