8.12.13

reparto de papeles y un cóctel polémico

estás atrás de dos rejitas
y tenés una capucha negra, sos el corsario que me acecha
no te preocupes que gozo de esperarte
mordidos mis costados de cachete
y rogando que veas mis ojos y me perdones
Como siempre


como creí que iba a a pasarme
con todos los corsarios
pero fuiste el único: todas las virtudes en tu porte salvaje
dispuestas a hacerme estropajo con vestido blanco
el resto fueron tragos calientes a cambio de roces
con florcitas berretas
y un par de llamados al éter que hasta el aire  se olvida


Tarde
si no fuera porque acá
todo el tiempo es un caracolito minúsculo
que preservo en mis manitas blancas


No se escapa


pero viste, eras preso y te escapaste
             siempre

hay que estar atentos








comprendo que para una vida así
la vida nueva a construir es un pelotero
un montón de colores rebotones que te extirpan de la mente la coordinación y el camino



esto te hará respirar, tomalo:
no hay corsario
no hay negros
no hay orillas donde buscar caracoles
este es un desierto
y no hay nada
ni detrás

ya es decirlo todo
o al menos me parece
como ponernos a hablar de amor
cuando este champagne

país global en tiempos contomporáneos

estamos en un camino de piedras calcinadas
que a veces sorprende con un charquito de sal
en general no sirve porque ya estamos quemados
y se parece más a una parte de esa aventura
                                                sadoturística



de repente me doy vuelta y una vieja
que se curó los cayos
se acuerda de una alergia que había olvidado
hacía muchos años y que surge
del contraste calor frío sal y piel


así que se cayó
y todos a rescatarla


homo sapiens con ampollas y un solo sol en la nuca
                                ella reía 
cada vez más espaciado

y dijo no, 
una vez que se dan
factores en
tiempo forma y proporción

alcanza

2.10.13

el boludo errante. experimento 2: cambio de luck

Les hice brashing a mis pretensiones
una a una las senté en silla rodante
las sostuvo una vieja de uñas esculpidas
les armó unos rodetes de muñequita de baile

todas juntitas se miraron, socarronas


tuve miedo 
pensé que me miraban
pero no
puro dramatismo de creerme pizarnik


solitas se acomodaron a un aire caliente
que salía automático desde una máquina con boca de murciélago

después un placer con ruido a pava hirviendo
las envolvió de embriaguez drogada
efecto de lsd prolongado sin límite de cupo
en su noción tan minúscula del tiempo





les puse un brillo de labios parecido ese de las fiestas
y un flequillo de minita que sale de once con zapatos menos uno de su número, calculemos
cómodas y bellas, todas iguales
se encantaron al verme esperar con revista de entrevistas
a modelos muy moldeadas que admiraba sin decirlo

zorras

lo sabían



siempre querrás las curvas para tu cuerpo
pero no te enrosques
en el trágico trajín de los días
sabrás dónde guarecerte


saltaron una a una de la silla
de ruedas que en piso lustrado nunca rechinaban
y pegadas a mis poros se metieron camufladas
entre todos y cada uno
de mis glóbulos blancos



'
para que todo esto no suene a monólogo fuera de contexto
(como todo monólogo existente)


quiero que el análisis no despierte alarma



entre el staff de médicos privatizados:
yo tengo pretensiones maquilladas
como otros tienen anemia
diabetes
una leve diferencia de proporciones
con respecto a los


componentes promedio de sangre humana

30.9.13

el boludo errante. experimento 1: relación con el entorno

hacerse de nichitos en todos lados
depósitos del óxido de los huesos

el calcio forma capas superpuestas
a los dos meses se hacen polvo a los otros dos meses
de nuevo


 un ciclo de ir y venir y sumarse a sí mismo
una serie de conocimientos inconscientes que a la mente la hacen una bulla de
imparables
recónditos
chasquidos

morder las ventanas: allá afuera un aire de plomo superplomo irradiado
siempre se está un poco más acá cuando el cuerpo fue llevado
 al lugar donde los hechos
están armados contra la fuerza de la voluntad
uno se hace
chiquito
y engorda para resistir
dijo el psicólogo

respiro de nuevo
la clave está en sentirse un forastero
que más que una mirada de paso, digamos, no merece
el resto está en la inspección meticulosa de la dinámica interna
y de los modos hallables de ensartar sus cables

sin hacer 
sonido

26.8.13

baile coordinado entre todos

comienza esta historia con la descripción de un sujeto que intenta construir una oración aceptable pero no en un sentido crítico literario social, sino puramente causal, es decir, que sea capaz de desprender de sí misma una relacionada pero aún mejor, y que esta nueva a su vez emane un talento terrible para ramificarse pero no como delirio de borracho sino más bien como madre que a su niño le regala las capacidades justas para poder volar a buena altura sin comerse el primer árbol,

y así se sabe, sucesivamente, se construye un texto, pero no se

agarre de sus garrotes, lector rabioso y mal atendido por empleados municipales, este no es mero metalenguaje, hablamos del sujeto que a usted le interesa más porque justamente
soy yo. 

Es decir, si usted me ha visto alguna vez 
sabrá sacar un provecho  morboso de esta historia del mismo modo que en terapia el psicólogo ríe por dentro cada vez que uno dice ‘todo es una mierda’ o ‘el problema es mi jefe’, 

puede imaginarme toda loca y encorvada empeñada en la misión inabordable de construir una enredadera de armoniosas proposiciones, comenzando a rascarme el brazo tras borrar la primer palabra, sonándome los dedos después de borrar todas las demás

y empezar a escribir esto, 

que no es la historia de mí sino la historia de un sujeto cualquiera que aborda una misión de por sí ya inabordable

 pero
 al contrario de mí, que como ser civilizado que soy ya la abandoné,
no,
 no la deja, borra y vuelve a escribir borra y vuelve a escribir
y aunque usted no lo crea todo le pica y no deja su acción,


un sujeto que usted ingenuamente se ha figurado como Paula 
y ya tiene toda la escena armada en su cabeza,
cada detalle mío inventado, reproducido o distorsionado componiéndome 


para darle en su cine personal unos veinte minutos de relax intelectualoide y engreído,
mientras se queja de que ya nadie inventa,
de que todos, sobre todo Paula, 


escriben sobre no poder escribir en lugar de ir al psicólogo para que les enseñe el arte sublime que el sujeto que ustedes han imaginado con mi cuerpo es capaz de hacer sin parar a rascarse o a mirar la cucaracha que se escondió en la puerta,

y desean en secreto conocerlo alguna vez, preguntarle dónde está la magia

17.8.13

naranjo en forro

 "Perfecto conocedor de sus capacidades, no lo era lo bastante como para frenar sus pasiones" 
Joseph Conrad




Si tengo que hablarte desde la postura de un iceberg
con la espalda inclinada sobriamente
y tantas capacidades truncas una sobre la otra
 lo hago, no me enrosco



en este instante íntimo de la historia
el deber sostenerse de los propios agujeros constituyentes
es la función que se nos ha asignado
viene primero probar
 mecanismos artificiales
comprobar que no se es robot ni espárrago

autómata ni ave libre de cuya cola
cuelga el hilo pequeño del que se ha liberado

después lo saben
enamorarse. darse vuelta sobre la cola
hasta ser culebra camuflada cómoda en un panorama límpido de colores
combinados
y hallar en otro una parte  sustituyente
envidia de que en la repartija
esa belleza no nos haya tocado.


el final es decir
soñé que me moría.
la cola de una ratita que al prender la luz
sentimos que se ha escondido justo antes
y que ya surgirá
cuando un golpe seco cierre la puerta.
la colita de la rata no nos necesita
nos toca ser glaciares mal derretidos
el residuo del paisaje que evitan los focos registrar con la cámara
y se alimenta de la luz colada entre los mínimos hoyitos
que
porque algo nos queremos

dejamos que se agranden todo el tiempo

6.8.13

Fiesta de té

a César le carcomia las encías y es literal
 que un pedido de leche pudiera tardar tanto,

aunque miles de razones

ya creadas por él

ya provenientes del mundo exterior
el mecanismo complejo de un supermercado 


podían apaciguarlo, él se entusiasmaba con sentirse ansioso, oh, única circunstancia de la vida en que tantos podemos por un rato sentir el pellejo encrispado y tocarnos el corazón para comprobar si sigue latiendo, porque por pura cobardía y ego ni perseguimos anhelos pretenciosos ni nos imaginamos persiguiéndolos y digamos que a César hasta que no tuvo que esperar la leche hacía unos dos meses que el cuerpo le parecía olvidado y ya empezaba a descartarlo de sus asuntos prioritarios, lo reemplazó por otros, se enamoró o creyó enamorarse unas cuantas veces y el desgaste que / sabía de antemano / eso le supuso lo dejó por fin en un letargo suave, un masaje constante en las costillas, un estado zen de decapitación y la capacidad asombrosa de al fin ver su vida como un sinfín de agonías nunca finiquitadas que lo dejaban creer que si la rueda seguía nada iba a terminar demasiado pronto


pero es la vida una catarata de imprevistos, tan bella como inevitable, la leche

venía en un carrito de supermercado casi sin rejitas, casi todo agujeros, y entre

calles abolladas por el mismo devenir urbano caía y caía y cada vieja que atrás

andaba sufría un resbalo que en algunos casos la hacía morir del susto, conducido el

carro por un viejito que de flaco se doblaba y de doblarse hacia que el carro más se

inclinara hacia sus costados y la leche siguiera un ritmo de derrame casi perfecto,

claro que César no imaginaba pero casi, porque imaginaba muchas e infinitas causas,

nunca esa, me dirán, pero somos todos un poco nostradamus, un poco reyes de nuestros

destinos





fue porque el viejo trastabilló con uno de estos sucedáneos agujeros que todos los

sachets sufrientes acabaron por entregarse a su ansiada caída y dijeron pum pam,

resbalaron, abrieron un agujero entre las rejas flacas y se estamparon en escultura

vanguardista sobre una calle casi aturdida por la vida fugaz de los porteños, a lo

que el viejo respondió con un sollozo final




como cuando luego de querer hacer algo sin querer hacerlo por fin nos funciona eso de que termine y es mucho peor que todas las desgracias que jamás imaginamos
por una calle va el deseo y por la de enfrente la compulsión, si es que el deseo va, y si la compulsión se cae uno tiene que cruzar porque César y el viejo eran cámaras observando el andar de sus propias inquietudes


así como pasó una hora de su llamado y césar se miró al espejo y vio que los dientes

se habían invertido de lugar, o sea que en lugar de morderse entre ellos estaban

mordiendo ese sostén maravilloso, creación sagrada de la vida, una masa de carne

impenetrable que ojalá se nos vea lo menos posible cuando sonreímos, se movían para

arriba para abajo empeñados en derribarla, hacerla mismísima nada, quedarse solas en

su reino de la boca, y luego César se miro los ojos, que como poniéndose rimel no se

cerraban ni por secos, era una imagen coordinada. dientes arriba y abajo, en armónico

movimiento, pensó César que la vida es necesitar calcio para que estos accidentes

sean evitables y luego remotos y luego por fin olvidarse de ellos,



pero es así el deseo, nada se olvida, ni César olvidó entonces un sueño en que no

tenía dientes, y esta es una historia trivial sobre las cosas que se caen, las cosas

se le cayeron a César para que el viejo cayera, o al revés, eso no importa, el

viejo cayó en la calle  y una vieja lo pateó con zapatos muy nuevos, lo invitó a

pasear, hicieron alguna fiesta de té, dejaron sus vidas afuera / no sé cómo se hace

eso, sinceramente/ y cuando ella le preguntó por qué hacía trabajos de cadete, él se

puso en un estado un tanto melancólico y distante, y decidió que esta vez no le ganaría



esa traba y de prepo, cuidando de no interrumpirle la palabra, la besó en la boca con

mucho / y no es cualquier adjetivo / ruido de babita espesa

4.8.13

vacaciones de invierno y una china en el malba

eso de traer café fue la prueba fehaciente



de que
cuando uno entra en la etapa de la superposición
cualquier cosa sobre cualquier cosa se convierte en su peso
y se nivelan todas
es fantástico
super físico
como estar cogiendo con uno y pensar que podría ser otro
y nunca dejar el asombro infantil y nuevo que nos sugiere
únicamente
la relatividad
hacerla arte con los dedos
dibujar un pito perfecto
que como todo
sacado de contexto
es mucho mejor

y si no funcionó tenía que ser
porque este y el otro lado del tiempo
que son el mismo lado, ya dijimos, pero esta vez porque conviene

son distintos
porque vos ya no tenés barba
porque yo fantaseo con tener sida o gonorrea
quería ser singular ahora
la encarnación más peligrosa del contagio


y si no era por la diferencia, vamos a decir que por la semejanza
crecimos juntos como ranitas que aprendieron a coordinar sus saltos en el estanque

igual ni juntos
ni crecimos
pero somos ranas con manchas negras en la cara
y si nos mirás de cerca
ni las plantas que habitamos parecen adorables







todo esto terminó, hay que contar la historia
café en taza, taza en mano, esa cosa de siempre
no huir de esa droga condensada en las fosas y los miembros
compulsión


ladraste
y me lo creí
sin miedo porque a esas alturas
del progreso condensado en microsegundos
el tuyo sí podía ser el pito perfecto
el tuyo y cualquier cosa

un superpoblado jardín de pitos multiplicados al infinito

14.7.13

Operación densa o monólogo de un sufriente hospitalizado sin poder de habla

A mí se me devanan los sesos de saberte dormido
ahora que es la misma hora en todos lados.
Y sospecho sin esfuerzo en argumentarme
que se me ha clavado una astilla en el sistema nervioso central


/ o en el hueco amarillo penumbroso
de donde salen los pensamientos que hacen
con saña de máquina de industria incapaz por sí sola de frenarse
que no seas un veneno moderada y tácitamente inyectado /



y mediante su ataque les cortó el cuello a todos estos
insectos pequeñitos que habitan mi cabeza.
Ahora son cadáveres tiernos aptos para ser comidos
y quién más
-       porque yo no puedo entrar en mí ni quiero
a ese panorama de cardos sobre flores y flores como cardos
aunque terapias y torturas de inviernos combativos me inspiren tanto a hacerlo
y vos
vos
mi mayor duda siempre fue
si nunca tuviste el código de mi sistema, o fuiste acaso
su único inventor, tan mafioso que no me susurraste de cerca 
la clave durante el último orgasmo consciente 
sino ella ha construido su frágil imperio
ya provisto de palillos y utensilios de todos los largos.

///

Pareciera que tengo
los ojos hacia adentro
cada vez que me domina el seso la pulsión aniquilante
de dibujarte en una posición pasiva, allá lejos
sin recursos para transportarte y así sigo
estiro el proceso de un dibujo trabajado y difícil
será una afectación biológica a mi sistema
la que me ha inclinado a retratarte así, con la manía de una escultora
lista para que los pensamientos
sean cucarachas sin cabeza que se traguen a la astilla
y vos te corporices para que
 tanto asco me de tu saliva en la comisura
y tus manos sin circulación
y tu vientre inmaduro y dejado
que ya no quiera, que ya no, que ya
haya sido suficiente y que mejor no
no quiera saber nunca mi código
de sabiduría interna
ni nada que tenga que ver con sacrificar el coma
en que esta astilla cristalina
amablemente me ha dejado



17.6.13

descartes en la sección policial




de entre las pasiones humanas
 reprimidas
ahora ha surgido en multitud
la detectivesca devoción
la tendencia desarraigada a dilucidar
crímenes de colores muy confusos
con grandes agujeros negros
en los que metemos insistentemente la cabeza



y todo resulta curioso
alimenta a la interrogación
como si la duda estuviera abarrotada toda
en un zoólogico
ahí van devotos a darle terroncitos
que todo es tan raro
tan contradictorio que si fue este y fue aquel


entonces el yo se olvida
y todo es mágico
un laberíntico viaje entre las vicisitudes del descubrimiento
perseguir el tesoro inexistente cuando éramos niños
¿quién soy yo? acaso contribuyo
con este prestigioso sistema de justicia
que nos convierte a todos en protagonistas desde los márgenes
colaboradores linguisticos
preguntándome tan descartianamente
si existo y si he existido
o ay qué tendré que hacer

cuando muere tanta gente allá afuera?



no.







muy bien señor: usted ha ganado porque está con nosotros
una pista más
no fue nadie del círculo familiar
porque parece que no coincide el adn
el resto es de usted
pero recuerde
siempre dude
vaya usted a saber quién fue, no, claro
nunca usted
respire, esté listo para entrar al sarcófago
es feo, vio, imagínese
al pobre viejito asesino ahí adentro
sin poder fumar
sin paquetes de pastillas 

5.6.13

intervención, discriminación y nigerianas

FRENO ESTA CONFUSIÓN
disculpen la irrupción
mi traje no es un premio
bueno, dirán, mi desnudez
las cinturas no están hechas sino
para ser asidas

ahí está el problema
ni en ustedes ni en mí
ni en este clima tan calamitoso
que se respira como de moho desprendido de sus telas
trajes de alta gama, gama más alta
que las gamas incluso de los perdedores
que por perder más gama tienen

es irrespirable
las cosas se pusieron tan densas
como barro que antes sólido ahora
se fue de las manos y qué?
dónde estaban
dónde fueron a parar nuestras acciones
dónde están los esfuerzos y el rezar
dónde este litigio?


vienen las quejas, las encomiendas, los cheques
yo recuerdo entretanto
los cinturones no están hechos sino
para ser asidos










nos preguntamos nosotros por qué ese dialecto entreverado
qué quiere decir no diciendo tanto 
por qué no mata o come o coge si es lo mismo 
la economía de la acción es la política de esta empresa
y usted ha venido así, como entre de coté y socarrona
llena de sarna de mil perros
para decir qué se yo qué cuanto 
nuestro olor es nuestro y las leyes de convivencia se hicieron básicamente
para torturar
y luego expulsar a los disconformes


así que tortúrese
hágase la cintura de goma
con tratamientos con todas las densidades de plásticos
y todas las liposucciones y masajes holísticos
verá cómo se le hace de una pera almibarada
así toda exprimida y borracha
hasta los niños querrán asirla y ver cómo su carne se escurre entre los dedos
para dar con un plato de plata 
apenas un líquido pegajoso









y entre tanta perorata
sube la dama a la mesa
con sus tetas tan odiosas
y se viste de un informe de protocolo de limpieza
para hacer estallar de risa al niño que nadie sabía
estaba en la sala 
y se para poseído por la pulsión asesina de un gangster estafado 
bailan 
al compás de su canto alegre entre tanta sangre 
las hojas recién impresas: las más
 afiladas




26.5.13

órganos orgasmos y pastillas

es necesario aclararlo
en el mundo hay artefactos y ratas
hay más simulacros que realidades, con esto 
no sorprendo a nadie 







todo es un montaje
una hipótesis
una prueba
un qué pasaría si


pero hay cosas
la gente muere, por ejemplo
                                               y desde esa idea en adelante
todo lo real es lo monstruoso
asi claro, así cualquiera
inventa


hay también mujeres
con esto quiero decir
en lo que no está
 no entran
aunque a veces parece que sí
que es lo mismo
artefacto
mujer
pantalla
mujer
quién se puso melodramática? disculpe señor
yo no
esto es un análisis de niveles sociales
quiero decir, un equilibrio
no sirve para nada
pero qué sirve, para empezar


entonces sigo, ahí estamos
somos saquitos de huesos apenas articulados que pisan suelas de corcho
y sienten apretar sus culos en pantalones que nunca sabremos con exactitud
si son los que van
o los que queremos que vayan
o los que deberían ir
y así con todo
desde el primer pelo hasta la pintura comida de las uñas de los pies
no hay agujero impoluto, y eso aunque el hombre me crea exagerada
la mujer lo sabe
 mujer
ni la más libre
ni la que parece con los huesos
mejor puestos
se ve eximida en algún momento
del auténtico terror del vacío abajo de la piel, cómo les digo
de que el mundo le haya pasado
y el tiempo la haya comido
a ella junto a tantas otras
para acabar siendo
apenas simulacro
apenas artefacto
apenas rata a observar en cambios y comportamientos





con esto y sin ir más allá
hay
junto a todas las cosas frágiles y fugaces
y tan bellas como el sol o la luna o el abanico abierto de las estrellas
mujeres con menstruaciones interrumpidas
y llantos que si no se disparan nadie quiere saber a dónde van
más allá de lo técnico
de lo que pasa en el mundo ahora
y no es sino
una prueba
a ver qué pasaría si
hubiera mujeres si
cagaran mujeres si
tocáramos mujeres y sintiéramos
una verdadera descarga eléctrica
como de silla de tortura
entre muchos espejos

20.5.13

una de las posibles explicaciones para algunas cosas que nos pasan ahora





en la elección de la zapatilla uno frunce los ojos como tomates secos, 
se embadurna en la duda mas sonsa 
y permanece inmóvil ante un torrente de posibilidades.



                    los modelos parecen bebes en un centro de adopción o cosa parecida, y de acuerdo a rasgos innatos, a características particulares, debe uno elegir el que mejor encaja




si el pensamiento antecede a la intuición, la zapatilla elegida tiene solo una particularidad. es la más barata, o la más linda, o la de aspecto más cómodo.



si el pensamiento antecede a la intuición, el niño elegido tiene solo una particularidad. es el más delgado, el más blanco, el más inmóvil.



pero puede que no. 




puede pasar que en un arrebato del inconciente los ojos se claven en un solo par de zapatillas 
es como decir en un solo par de manos balanceándose dulcemente en el aire y una cadera inflada que parece encallada en su cama y limitar esta sensación a la definición

a la palabra enamoramiento, 
aunque en caso de las dichas zapatillas la llamaremos obsesión


porque hasta yo me ofendería si leyera que se llama igual lo que nos produce el cuero que la piel pura de un recién nacido.


y si lo que fuera que se llame, nos asalta el alma y hasta eriza nuestra piel y nos da palpitaciones, nos frena el flujo del aire
                     y la sangre, es decir, nos atasca en nuestra postura
 antes tan inquieta, y decimos para adentro, y si estamos solos sólo sonreímos: es esta, pasa que


la intuición antecede al pensamiento, como si el objeto/niño a poseer tuviera una conexión con nuestro chi, nuestros circuitos más ocultos.



y la zapatilla elegida no tiene ni una sola particularidad: cuando la gente la ve
casi no la ve

y el bebe elegido no tiene ni una sola particularidad: se integra al grupo
de los otros bebes bellos pero por bebes, no por ellos.



y con esto no quiero parodiar con arrogancia a la rosa del Principito por elementos más accesibles o menos cursis, 
/porque tiene ya su lugar en el inconsciente colectivo
en la literatura universal
y en el book de educación de niños bien modelados/
quiero decir
la gente elije las zapatillas y los bebes es cierto
pero las rosas no
las rosas son todas iguales
y aunque uno crea que el pensamiento
no antecede a la acción y picotee las espinas para comprobar cuál tiene menos


pierde el tiempo



los objetos a elegir
evolucionan







la gente no.

16.5.13

una mosca qui pas






"pues el problema no estriba en superar las fronteras de la razon, sino en atravesar como vencedor la sinrazón; entonces se puede hablar de buena salud mental, incluso aunque acabe todo mal"


Gilles Deleuze


en términos concisos digo, puede haber pasado. todo estaba alineado para que así fuera. una serie de causas.




después eso. yo no me quiero poner melodramática. me solicitan un informe, yo contesto. estoy sujeta a las circunstancias desde hace rato, no me molesta extender en el tiempo una imagen de sutil déspota, de mujer arraigada a los rencores. porque después parece que así nací y ya, aunque no sea cierto, yo siento que se me perdona y soy feliz con eso. 



a ustedes les parecerá raro. no voy a contar lo que hice: quien quiere saber mas sobre lo que ya esta sellado como crimen, integrado a los miles de archivos registrados en sus carpetas correspondientes. no hay que confundir papeles. el mundo esta así porque, quizás, los papeles se desfasan tanto que unos se empeñan en mostrar lo visible y otros en ocultarlo, y nadie lo explica, y el mundo desde freud o antes tiene una sed tormentosa de explicaciones lógicas.



ustedes la tienen, de otro modo no. de otro modo nada de esto pasaría. nos quedariamos con cosas y datos ya concisos y suficientes. ninguno de nosotros se alteraría. un caso mas. femenina. cuarenta anos. presenta trastornos leves que no pueden absolverla. así dirán, mas o menos, me imagino. 



puede haber pasado. pero no paso. pudo haber sido eso que ustedes dicen, ese cuadrito blanco que ustedes completaron para condenarme pudo haber quedado así. blanco como el de todo civil bien civilizado. pero esta lleno. yo estoy llena ay,  de esta loca rabia. quiero decir, si las cosas conducen a, las cosas terminan en. lógica rebosante. yo no soy así, disculpeme señor. así como me ve es lo que no soy. explico, digo, para que no queden dudas, que pudo haber pasado pero no pasó, y lo explico para que nada quede afuera, rebotando, suelto, ni nadie se vea en un embrollo horrible de dudas y ambigüedades. la simpleza es característica de los que no podemos ser absueltos. usted me escucha? yo no escucho bien, no se si es a mi a quien condena, si es a aquel. porque podría ser cualquiera, como este de aquí. pero no, por un microsegundo, una mosca que pasa. 

8.5.13

El campamento


" No era una criatura desvergonzada, motivo por el cual su primer sonrojo hay que registrarlo como sensación" 

Heinrich Boll







No sabía de qué rodearme. Mi mundo era minúsculo, muy minúsculo, y a veces soñaba con perros que perseguían palomas y les masticaban el cogote como gatos. A veces con caricias de hombres reforzados por el ejercicio físico, un amparo que cuando lo sueño ahora no puedo describir, y entonces tampoco podía hacerlo pero ya no me interesa. No es paternal, no es amoroso: un amparo como de carpa bien techada, y afuera hace frío y llueve y yo adentro de un cubículo minúsculo, muy minúsculo, inmune a los ataques de las fieras posibles. En los sueños no sé si había fieras, no quiero saberlo, pero si las había no me atacaban porque hombres con manos desproporcionadas, que entrenaban a destiempo del cuerpo, me pasaban los dedos por el pelo y no pensaba está despeinado, porque no pensaba nada y ahora cuando los recuerdo tampoco recuerdo sus rostros o la conformación de todos ellos, y no quiero saberlo porque otro amor me sitúa distinta en un mundo minúsculo, muy minúsculo, casi de papel revuelto.



Y un día uno de esos hombres tuvo cara y cuerpo al mismo tiempo. No la asocié con nadie, y, como en algunos momentos muy cortos, no quise relacionarlos porque los dos eran preciosos en su individualidad. Si había otra carpa además de la mía, era imposible saberlo. El hombre estaba parado aunque la carpa fuera baja, desde su tan arriba me apretaba a veces la cabeza sin demostrar jamás un intento de agresividad. 





Me dijo que no tuviera miedo si era tarde, o si mi cuerpo había cambiado demasiado desde el encierro, que tenía que salir. Que el sol había cambiado su forma, lo que antes era amarillo ahora era apenas rojizo, y el ambiente, cómo decirlo, decía, parece incendiado. O peor, sonrió, la resaca de un incendio. Te toparás con cenizas de los cigarros que fuman los niños torpes y que se guardarán cuando vos salgas. Serás alta y bella como un espíritu. Y tendrás que darles a todos tu liviandad más despojada. Recordá, si te cuesta, la poca resistencia que oponés cuando está mi mano en tu cabeza, o recorre muy de a poco tus tetas hasta endurecerlas. No te contraés, sos versátil como una fruta podrida que ya no sabe que vive y no le importa tampoco. Lo mismo tendrás que hacer con ellos: la mujer que con su ignorancia del mundo sonríe altanera y su sabiduría parece venida de un mundo lejano. Te querrán así, como yo te quiero, decía el hombre siempre parado y sin sacar nunca su mano de mi cabeza.




Salí y era aún de noche, pero porque el sol estaba ya asomado y muy rojo, descubrí que el día comenzaba y por primera vez diferencié los tiempos. Lo que antes era un suceder de momentos homogéneos, ahora se convertía en una innovación lisérgica de la disposición de las cosas. Las carpas estaban separadas por pastos muy altos que nadie estaba dispuesto a cortar. Y en cada carpa había un niño. Dejé mi dureza afuera, y adentro, sin preguntar si se podía, pensé en una banana podrida que deja vestigios entre las manos cuando se la aprieta. Y fui yo entonces algo como una banana y todos pudieron exprimirme hasta que, cuando tomé conciencia – y el sol no era amarillo, nunca, pero al menos se había vuelto menos rojo – volví a la carpa y le pedí al hombre, que era muy negro y estaba solo devorándose las uñas y mirándose la punta de los pies en una postura inhumana, que me mostrara la cara. Brillaba como una perla artificial. Y su mano me buscó, pero le dije que no, por primera vez hablé para decir que no, y eso me dolió en el alma porque no quería y se escuchó igual, nadie afuera, pero él sí, lo escuchó y su seriedad era algo que no había visto nunca: un resentimiento endemoniado. Me echó con esa mirada una serie de mensajes en torbellino que codifiqué como una digestión de los hechos. Sos una fruta, como una fruta que ya está aplastada, y su mano pasó de mi cabeza a mi cuello y después a mi cintura, que ablandé de pronto, creyendo que tras tantas exprimidas no podría volver a hacerlo, y su amor se tradujo sólo y simplemente en el recuerdo de las manos blancas de un niño intentando descubrir de qué se trata la supervivencia, ese buscar alimento para poder seguir lúcido y alegre, y triste – con una tristeza que vendría después – por saber que a veces es un trabajo, nada más que un trabajo, mantenerse siempre sorprendido, siempre alerta a cualquier delicia.
                                                                                                                                                   



1.5.13

día del dependiente


"ellos prestaban sus manos, yo alquilaba el alma" 
Rodolfo Walsh


Es insólito
se me salió una parte del dedo
a través de otro dedo.
Debe haber un mito parecido, sospecho
sobre la aparición de un árbol extinto.
Fumaba con la cabeza gacha
casi tranquila
y vino una presión como de puños en la espalda
el dedo era un capullo en principio
un bultito que tomó forma
en el índice otro índice crecía
y así hasta ser un dedo completo.
Esperé un proceso sano
que todos los dedos tuvieran sus dobles
no pasó como siempre
que espero que la realidad responda a una secuencia lógica.
No era externo
lo sentía.
El dedo de un ser distinto en mi dedo que me pertenecía
tenía articulaciones y flexibilidad
era un dedo en movimiento.
Pasó un rato, no pasó nada
una película sin volumen seguía su curso y los protagonistas
hacían sus cosas sin inmutarse, muy lentos.
Después vino el miedo de quedarme así para siempre
pero duró poco.
Para ser una persona distinta es necesario un nuevo dedo:
Eso no lo dijo nadie
 y es bueno decir lo que todos piensan pero nadie se anima
a escribir porque es feo tener un nuevo dedo
y es feo no saber qué hacer con él

yo sé

mostrarlo como si fuera mío
y salir a la calle como esas condesas que nacieron
para ser condesas
y reírse de todos los chistes.
No se malinterprete
no soy extraordinaria
pero ser portador de un mito
nunca fue un rasgo despreciable.

23.4.13

Un telegrama

" el régimen capitalista tiene una forma característica de  avasallar el trabajo intelectual: el tecnicismo."

Ilia B. Novik







Yo no quería vivir limitado a una posición
y mucho menos ser con la esencia fabricada
con pedacitos de goma y fósforos,

ser en el sentido estricto
un frankenstein de sus pretensiones
el silbido que no llega a perpetrarse hasta que alguien
ejecuta el disparo.





Algo de hablar me suena a algarabía:
el delirio bien aceptado de un sueño en que
no hay estrados del estado en peligro.
Bien podría yo no existir para nadie
elijo, como se elije todo, sin saber de dónde
ser una bala que sola dispara
sola penetra en los órganos
y está bien: sola se queda.
Perdóneme dios por no ser solidario
acepto el juego y a él me entrego con los miembros blandos
y en la partida está todo tan oscuro
y la música está tan fuerte que podría pero no
no me pregunto nada.

17.4.13

rehabilit-arte




  1. "cuando, en su estilo más precario
    la verdad no predica en el desierto"
    Osvaldo Lamborghini


    no sé si te hablé o te di una patada
    en el plano de mi conciencia vos estuviste siempre pero
    casi siempre en el plano anterior
     una telaraña muy finita
    que yo destejía sin querer y se recomponía sola
    cuando me despertaba de pronto

    un cuello ortopédico
    con vos no 
    tenía contracturas
    sólo me parecía a la versión mal traducida
    de una chica que salta en películas de rohmer
    y se cree tan linda como es o un poco menos
    no importa
    la belleza era de la telaraña detrás de mi cuello
    y con eso puesto yo podía bailar sin que me aprobaran
    el mundo era de hielo
    una ciudad sitiada
    un paraíso de cuya tierra salían ojos
    con mis piesitos los aplastaba,
    blancos
    los de una judía tonta


    después de entre todas las cosas que entiendo
    entiendo muy poco y al revés, quiero decir
    mi ansiedad me pone en un nivel tan acelerado de percepción
    que no confío en ninguna impresión
    y excepto vos
    las cosas tienen un aspecto lánguido de impacto suave
    la gente daría lo mismo que fuera arcángel
    el pasto lo mismo que serpientes



    le diste stop. no sé si hablé o te di una patada
    es más probable de entre todo lo demás
    que te hayas ido, pero no sé si porque te dije
    algo del pelo
    canté desafinado
    se abrió la ventana
    qué mierda tan grave
    pudo ser que ahora estoy lisiada
    nadie me alcanza la sopa
    el cuello parece dormido: si lo tocaras tendrías descargas eléctricas
    sentirías cómo miles de hormigas antes apretadas
    viajan disparadas hasta tu cabeza
    oh, mártir, no
    después no sé qué pasa