22.9.08

El rico.

No, no gastes fortunas en un pasaje al Caribe, no robes un banco ni salgas en televisión, no tengas muchos amantes ni les reces a los santos. Porque eso, eso es como la arena que agarrabas de chico y poco a poco se te escurría entre los deditos, un grano y luego otro y otro y así hasta quedarte vacías las manos, solamente con un poquito de calor del sol. Así vas llenando de fugacidades tu vida y es tan triste, tan triste que no sepas que es inútil, que es estúpido que te creas esas mentiras que los carteles luminosos te venden. Y vos estás tan lleno de billetes gastados que nada te importa, como si en ellos estuviera todo lo que necesitás. Como si en realidad te bastara eso para ser feliz mientras llora el niño y grita de dolor su madre, y no estuvieras en verdad vos también llorando con él, porque no sabés nada, porque la platita no llena el vacío que te está matando, día a día, sin saberlo, mientras en tus manos sólo queda un poquito de calor del sol.

1 comentario:

Ailus. dijo...

No entiende el tipo este que con 3 pesos puede comer fideos con Coca y Casancrem? Sin olvidar la espectacular compania!