23.4.08

Hacer falta.

La realidad es una y que no querramos verla, es otra cuestión. Hoy mientras leía Rayuela sentía que cada palabra escrita me llevaba a alguna situación de mi vida y no podía concentrarme en ese mundo tan fantástico y abstracto y a la misma vez real que es el que relata Cortázar ahí.
Y me vi llorando, porque lloro cuando alguien me dice, sea cual sea, una verdad. Lloro aunque no me duela, lloro porque quiero seguir soñando, quiero seguir viajando y volviendo por un rato. ¿Pero qué puedo hacer más que aceptar que estoy parada acá, y ese no es más que un libro hecho en alguna que otra fábrica, y esas no son más que palabras impresas, así infinitamente a través de las páginas, como lo que por ser mucho ya no importa en su individualidad?
Así me cuesta tal vez un poco asimilar esa ambigüedad que tienen los textos y las letras, esa otra cara que apenas puedo ver porque hay un mundo en el que por más que no quiera sigo viviendo y no digo viviendo, digo sobreviviendo.
Sobrevivir hasta quedar deshecha de tanto estar al borde de la locura, de la irrealidad. Porque no hay peor pecado que la irrealidad cuando hay tanto miedo y es todo tan trágico, y nada mejor que insultar y vivir enojado con la vida que es sólo mía y de nadie más.
Y por ser tan mía y por ser yo tan responsable de ella me hago aire entre los aires, entre las multitudes y las cosas fugaces, soy tan insignificante y me siento la nada, me siento un trozo del rompecabezas que apenas importa. Lo que sí importa es que todo cierre a la perfección y si me necesitan, bueno, acá estoy... Como haciendo falta pero por haber nacido, porque no queda otra que hacer falta.
Sino no hay objetivo, no hay decisión, no hay futuro... ¿Y qué me importa el futuro, esa cosa tan cerrada, tan idiota? No sé porqué pensar en algo más, siempre hay que pensar en algo más que no sea lo que estoy pensando... Aunque sea una estupidez, la inflación, los paros universitarios, el agua hirviendo... No quedarme ni un minuto quieta, no parar a pensar que es lo mismo estar o no estar, vivir o morir. Si total hago falta por hacer, porque hay que hacer algo.

3 comentarios:

divaD oiluJ dijo...

"Porque no hay peor pecado que la irrealidad cuando hay tanto miedo y es todo tan trágico"
y...
a veces pecar es muy necesario

shugo dijo...

'Si total hago falta por hacer, porque hay que hacer algo.' Yo tambien cito, cito algo mas acorde a mi caracter. Estoy borracho Paula, lo se. Y si hay que hacer algo... mejor que sea hacerse un sandwich y que la vida siga. Porque es tan madrugada de jueves.. Que da hasta miedo pensarlo.

tedenaranja lucía dijo...

Últimamente me pasa algo, y es que..no sé, no puedo aportar más a la cosa, pero no puedo dejar de firmar! No quiero parecer aduladora de más pero me gustó mucho este en particular, nuevamente... Ahora que lo pienso tal vez seamos más parecidas de lo que pensamos y por eso nunca podríamos llegar a ser amigas, ah, era re pesimista. Bueno, no, la cuestión es que, una vez más, me he sentido sumamente identificada con tu escrito.

Besos querida :)