24.3.08

El día a día.

No te duermas tarde, salí de ahí, vení para acá, andá para allá, ¿cómo vas a decir eso? Estás castigada. Ahora no, linda. Límites, no se puede con vos. ¿Qué hiciste? Error, grave error. ¿Porqué aflojaste, Alejandro? Qué se yo... Mamá, llegué. Ah, sí. Genial. No, horrible. No es no... bueno sí. Lloro, no puedo con una adolescente. ¿Para qué me tuvieron? Puta madre, voy a pegar un portazo. El perro se altera che. Si vos no gritaras... No contestes así! Bueno. No, bueno no. Mamá... ¿Quién me mandó a este mundo?

Silencio.

2 comentarios:

HeaVyJazZ dijo...

Hoy me paso algo muy parecido... que coincidencia.

david dijo...

ya que te comenté esta entrada en la del jazz, a la del jazz te la comento acá
se me trabó internet cuando trataba de comentarte, pero había escrito en otras palabras que la sensación de escuchar buena música se me hace casi indescriptible

y que vivan tus divagues!